¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Más info - Cerrar
icono-movil
Teléfono de Contacto
627 039 237

La estructura familiar de personas con problemas de adicción.

Quienes estamos inmersos en el estudio de las conductas adictivas también debemos entender el mundo emocional de los familiares, pues todo el entorno familiar arrastra el sufrimiento de haber convivido con una persona dependiente de las drogas, y que ha formado su carácter en el sufrimiento de esa convivencia.

Los miembros de la familia de un adicto recibirán por nuestra parte, toda la ayuda y la información que precisen al respecto.

Los miembros de la familia recibirán por nuestra parte, toda la ayuda y la información que precisen al respecto, incluyendo los principios básicos del trastorno adictivo, los efectos del consumo de substancias psicotrópicas en el organismo, los síntomas que anuncian una recaída y cómo prevenirla, pero sobretodo deben entender cómo son las dinámicas familiares que se establecen cuando un miembro sufre de adicción.

Las personas que conviven junto a aquellas que tienen problemas adictivos, terminan imitando comportamientos de los mismos. De la misma manera que un adicto se engaña pensando que controla sus consumos, se engaña un familiar cuando piensa que controla al adicto. Así como toda la vida del adicto gira en torno al consumo, toda la vida del familiar, gira en torno al adicto.

La adicción fuerza toda la estructura familiar de tal manera, que la familia, sin darse cuenta y por pura supervivencia, desarrolla cambios a nivel relacional, cuyo único objetivo es el de adaptarse a la conducta profundamente tóxica del adicto. Es una forma de actividad de carácter automático que ha sido reforzada, mantenida y normalizada a través de los años, que ha provocado un desgaste familiar evidente y que sin embargo, cuesta mucho de cambiar.

En Orixe ofrecemos nuestra ayuda a los familiares de personas adictas en todo aquello que precisen.

Por lo tanto, en Orixe ofrecemos nuestra ayuda a los familiares en todo aquello que precisen, pues de la misma manera que el adicto ha visto roto su proceso vital como persona a causa del consumo, también el familiar ha visto truncado el suyo.

Porque también deben retomar sus vidas y sus espacios, sus aficiones y sus proyectos. Porque seguir viviendo la tortuosa vida del adicto, ya no tiene ningún sentido.

ORIXE NO ES un centro psiquiátrico ni un gabinete de psicología. Tampoco pretende substituir al consejo médico o psicológico. ORIXE ES una herramienta útil y necesaria para el desarrollo personal. Una escuela de vida.